Close

noviembre 23, 2015

Dr. Luis A. Aponte-Tinao

luisapontetinaoweb

Biografía

Luis A. Aponte-Tinao estudió Medicina en la Universidad de Buenos Aires, Argentina, luego siguió la especialidad de Ortopedia y Traumatología en el Instituto CEMIC de Bs. As, Argentina y adquirió experiencia en ortopedia oncológica y tranplantes óseos en el Hospital Italiano de Buenos Aires, Argentina,  realizando un fellowship en el Massachussets General Hospital, Boston, USA.

Asistencia computarizada en cirugía oncológica osteoarticular y trasplantes óseos.

En nuestra institución, Carlos E. Ottolenghi, quien fue el fundador del servicio de ortopedia y traumatología del Hospital Italiano de Buenos Aires, publico sus primeros aportes en la utilización de aloinjertos óseos (transplantes) en el año 1953.

A partir de ese momento, en nuestro Hospital, durante las décadas subsiguientes se perfeccionaron las técnicas quirúrgicas relacionadas al uso de trasplantes óseos.

Un aspecto fundamental en la durabilidad de los transplantes óseos, esta íntimamente relacionada con la biomecánica articular y la adecuada congruencia entre superficies.

Desde los primeros trasplantes óseos hasta el año 2001 el método de selección de un trasplante consistia en la comparación de la radiografía del paciente con una radiografía de los trasplantes disponibles en el banco de huesos del hospital.

Si bien dicha selección orientaba acerca de cual aloinjerto era el más similar al que necesitaba el paciente,  pudimos observar que cuando lo comparabamos con la pieza real a trasplantar (durante el procedimiento quirúrgico) la diferencia entre la medición radiológica y la medición real del aloinjerto era aproximadamente de 2,5cm (por el error de la magnificación natural radiográfica).

Por tal motivo, desde el año 2001 hasta el año 2007 comenzamos con nuestro proyecto, donde dichas mediciones comenzaron a realizarse utilizando tomografía convencional, contemplando una serie de cortes axiales de la pieza en cuestión, obteniendo así información morfométrica bidimensional (2D). A partir del año 2007, continuamos desarrollando el método, y comenzamos a utilizar escenarios de simulación virtual 3D para la selección de aloinjertos.

Esto se logró mediante la reconstrucción digitalizada 3D de la tomografía del hueso a trasplantar y del paciente receptor. De esta forma, pudimos obtener la morfometria volumétrica (3D) del donante y el receptor. Posteriormente, con los datos tridimensionales de cada hueso almacenado en nuestro banco de tejidos pudimos crear el primer banco de huesos virtual del mundo (Ver 6.pdf)

En paralelo y con el desarrollo del banco de huesos virtual, comenzamos a utilizar los avances en el área de computación gráfica (Ver 7.pdf). Los mismos,  han permitido también, combinar imágenes de tomografía  computada multipista con las de un resonador nuclear magnético (fusión de imágenes), generando reconstrucciones tridimensionales, capaces de representar la morfología ósea y tumoral, con gran precisión y claridad. Esta capacidad de generar imágenes tridimensionales precisas, ha permitido mediante el uso de plataformas virtuales, realizar esquemas tridimensionales en un escenario de simulación, que representa un plan quirúrgico a escala y puede ser ejecutado durante la cirugía real.  Estas tecnologías, nos permitían planificar los cortes óseos (osteotomías) para extirpar el tumor sin comprometer los márgenes tumorales, pudiendo preservar la mayor cantidad de tejido óseo sano. Sin embargo, a la hora de realizar una resección acorde al planeamiento 3D, se utilizaba en el quirófano una regla convencional, tonando la medición exclusivamente dependiente de la orientación y experiencia del cirujano.

Desde finales de la década de los ?90, la aparición del navegador quirúrgico ha facilitado la cirugía asistida por computadora, con lo cual se ha podido obtener una mayor precisión en la implantación de prótesis de la cadera y de la rodilla.  De la misma forma que un sistema de posicionamiento global (GPS)  permite orientar a una persona en un camino desconocido para él, un escenario de simulación intraoperatoria dentro de un navegador quirúrgico permite guiar el camino que seguirá el corte de una sierra durante el procedimiento quirúrgico. Este planeamiento de corte, puede hacerse en un esquema virtual 3D y luego realizar su ejecución bajo navegación virtual intraoperatoria (NVI). Por lo tanto, desarrollamos un software capaz de ejecutar nuestro plan preoperatorio mediante la asistencia de un navegador quirúrgico. Esta tecnología nos permite efectuar la resección tumoral disminuyendo el error humano al momento de resecar un tumor óseo.

Por último, completamos el procedimiento mediante la reconstrucción del defecto óseo masivo secundario a la resección tumoral, con el trasplante óseo previamente seleccionado en nuestro banco de huesos virtual.  Este procedimiento es posible ya que planificamos los cortes en el aloinjerto bajo la asistencia del navegador quirúrgico (previamente planificada en la computadora). De esta forma planificamos nuestras cirugías en 3D, agregamos alta precisión a los márgenes oncológicos y disminuimos los tiempos quirúrgicos con toda la cascada de efectos benéficos para el paciente que ello implica.