Biografía

Jaime Lerner, descendiente de inmigrantes polacos, nació en Curitiba, Brasil, el 17 de diciembre de 1937. En el 1964 se graduó de arquitecto y planeamiento urbano en la Escuela de Arquitectura de la Universidad Federal de Paraná. Apenas un año más tarde fue responsable de la creación y estructuración del Instituto de Investigación y Planificación Urbana de Curitiba (IPPUC). Fue presidente del IPPUC en el 1968 y 1969, y participó en el desarrollo del plan maestro de Curitiba.

En tres ocasiones desempeñó el cargo de alcalde de Curitiba (1971-1975; 1979-1983 y 1989-1992). Para el tercer período, Lerner anunció su candidatura tan pocos días antes de las elecciones que no tuvo tiempo para hacer campaña; aún así resultó ganador. Fue también gobernador del Estado de Paraná en dos ocasiones (1995-98 y 1999-02).

Consultor de las Naciones Unidas en el 1975 para asuntos urbanos. La ONU le otorgó el Premio Máximo de Medio Ambiente en el 1990 y UNICEF le condecoró en 1996 por sus programas “Da Rua para a Escola” (De la calle a la escuela), “Protegendo a Vida” (Protegiendo la Vida) y “Universidade do Professor” (Universidad del Profesor”). Ha recibido numerosos otros premios de instituciones internacionales. Su obra tiene que ver con el desarrollo sostenible urbano, y la misma le ha llevado a colaborar en los planes de desarrollo urbano de ciudades tales como Río de Janeiro, Sao Paulo, Recife, Salvador, Niterói, Natal, Aracaju y otras más.

 

¿QUÉ HIZO?

Lerner creó un innovador y revolucionario sistema de transporte urbano. En este sistema se asignaron calles principales exclusivamente para los autobuses, se diseñaron terminales especiales para estos y se adquirieron autobuses compuestos de 3 vagones, con puertas grandes que se abren en correspondencia con las puertas corredizas de las terminales. Dicho sistema pone énfasis en enlazar los barrios más pobres de la ciudad.

Para reducir costos y tiempo el pasajero que vivía lejos que tenía que pagar, por ejemplo, un boleto de autobús hasta el centro y otro boleto de allí al barrio donde trabaja, ahora los pasajeros abonan un valor inferior a los 2 boletos que tenía que pagar antes, siempre y cuando usen ese sistema integrado. Esto ha ahorrado el tiempo de recorrido de los autobuses de Curitiba que son mucho más rápidos y transportan mayor cantidad de pasajeros. El sistema ha sido replicado con algunas variantes en ciudades como Bogotá, Santiago y Ciudad México. El sistema de transporte de Curitiba transporta más pasajeros por hora que el sistema de transporte público de Nueva York.

Por otro lado, el sistema incluye 160 kilómetros de carriles para bicicletas. Según Lerner, empezar el cambio de la ciudad con el transporte es vital, porque un sistema de transporte público eficiente modifica rápidamente la actitud ciudadana. Lerner también plantea la necesidad de abordar los temas de la miseria, el medio ambiente y la seguridad de la ciudad. Un programa implantado por él para luchar contra la miseria involucra el cuidado ambiental y la sostenibilidad. Estableció servicios de distribución de alimentos gratis. También asignó pequeños lotes de tierra para huertos y viviendas que se construyen con materiales de construcción aportados con financiamiento municipal a largo plazo. A cada casa nueva construida se le regala un árbol frutal y uno ornamental. También se ofrece asesoramiento sobre la construcción de las casas.

Se estableció un recorrido de furgones por la ciudad que intercambia 2 kilos de basura separada de acuerdo a lo reciclable por un bono que permite adquirir un kilo de comida, cuadernos, libros o billetes para transporte. Esto ha resultado en que un 96% de la basura de la ciudad es reciclada y, a su vez, ha mejorado la salud de la población.

Otra iniciativa fue construir numerosos parques que han arborizado la ciudad.

CURITIBA – Un bello ejemplo a imitar.

Una ciudad de más de dos millones de habitantes, considerada la ciudad más verde del mundo. Un verdadero paraíso con un porcentaje de alfabetización de 96% y estudios superiores de 83%.

 

SU LEGADO.

Ha demostrado que no se necesitan grandes recursos para lograr una ciudad ecológicamente sostenible, segura, y con medios de transporte ágiles y confiables. Solo hay que proponérselo.

Afirma que la sostenibilidad la complican demasiado. Es sencillo, solo hay que calcular lo que se ahorra y lo que se desperdicia. Si el desperdicio es cero, la sostenibilidad es infinita. Se debe ahorrar cada vez más y aprovechar todo al máximo. Sus consejos son: “utilizar menos el automóvil, dividir la basura para su reciclaje y vivir cerca del trabajo”.

Ha publicado dos obras:

Acupuntura Urbana (Editora Record, Río de Janeiro, 2003) que compila ensayos sobre intervenciones urbanas en pequeña escala.

O vizinho, parente de rua (Editora Record, Rio de Janeiro, 2005) para niños y jóvenes, con el fin de hacerles conscientes del funcionamiento de una ciudad.

 

PREMIOS Y RECONOCIMIENTOS.

  • Premio Mundial de Tecnología para el Transporte.
Premio Sir Robert Mathew por mejorar la calidad de los asentamientos humanos, otorgado por la Unión Internacional de Arquitectos.
  • Premio ambiental “Volvo”.

 

MÁS INFORMACIÓN:

www.jaimelerner.com