Biografía

Hasta su retiro en julio de 2005, Franklin Chang-Díaz ha sido astronauta y físico nacido en San José, Costa Rica, en 1950, aunque nacionalizado estadounidense desde 1977. Su apellido nos suena a personaje de película de artes marciales porque Chang es de ascendencia china.

Cuando estuvo a punto de concluir la secundaria, sus padres le enviaron a Estados Unidos con sólo 50 dólares en el bolsillo. Su película, lejos de ser de artes marciales, podría haberse titulado “Un costarricense perdido en América”. Pero Chang no permitió que el destino eligiera por él, se graduó y luego ingresó en la Universidad de Connecticut, donde obtuvo el título de Ingeniería Mecánica en 1973. Finalmente, obtuvo el doctorado en Física Aplicada de Plasma.

Porque la película que de verdad quería protagonizar Chang era 2001, Odisea del espacio o Apolo XIII. Porque ya de niño había construido él mismo su cohete espacial, una nave hecha de cajas de cartón, con sillas por dentro y su propia radio. En 1980, su sueño se hizo realidad y fue uno de los 19 elegidos entre 3,000 candidatos para ingresar en la NASA.

“Houston, tenemos un problema”, ya no fue para Chang una frase que sólo escuchaba en la televisión.

Primer astronauta latinoamericano y creador del motor a plasma VASIMR®

Chang ostenta el honor de haber sido el primer astronauta latinoamericano de la NASA, el tercer no norteamericano del hemisferio occidental en viajar al espacio, y uno de los hombres con más misiones y horas espaciales a sus espaldas de la historia: concretamente 1.600 horas de vuelo, incluyendo 1.500 horas en aeronaves de propulsión a chorro.

El primer viaje espacial de Chang fue en 1986, 6 años después de que fuese seleccionado candidato a astronauta por la NASA. Su misión fue la STS-61-C del transbordador Columbia; duró 6 días y consistió en participar en el despliegue del satélite SATCOM KU y realizar diversos experimentos de laboratorio. Chang, entonces, ya pudo sentirse como esa clase de héroe al que se le da la bienvenida a su regreso con un desfile típico hasta Broadway, como Lindbergh.

Después de realizar otras misiones más (7 en total), Chang participó en una de las más ambiciosas: la STS-111 (2002), en la que efectuó 3 caminatas espaciales que duraron 16 horas como parte de la construcción de esa mini-ciudad orbital llamada Estación Espacial Internacional.

 

EL PLANETA ROJO ¿MÁS CERCA QUE NUNCA?

El doctor Chang está desarrollando un motor-cohete con propulsión VASIMR® (Motor de Magnetoplasma de Impulso Específico Variable), un nuevo motor espacial de su invención. Hasta ahora, la propulsión de los cohetes ha sido siempre de origen químico (también los que lanzamos en las festividades), pero este tipo de cohetes son muy lentos en realidad. La nueva propulsión de Chang se basa en el plasma, que es el cuarto estado de la materia, la misma de la que están hechos el Sol y las estrellas, y que permitirá desplazarse a los astronautas a una velocidad 10 veces superior a la actual. El plasma se obtiene al llevar un gas a temperaturas superiores a los 50,000 grados Celsius.

La intención de Chang es obtener una propulsión eficaz para futuras misiones humanas a Marte que, dentro de unos años, permita hacer un viaje que dure como máximo 1 mes. Porque Chang no tenía suficiente con llegar al espacio: también pretende que el hombre alcance otros planetas. “El ser humano que va a pisar el suelo marciano ya ha nacido”.

 

SU LEGADO.

Chang continúa luchando día a día para promover la ciencia, la tecnología y la educación en todo el mundo, en particular en Latinoamérica. Recientemente, publicó su primer libro, Los primeros años, que es la primera parte de una trilogía donde explicará sus experiencias y cómo realizó sus sueños. Un libro que quizá inspire a muchos niños que se sienten atraídos por el espacio cuando se tumban en el campo a contemplar las estrellas. El nombre de Chang suena en cada rincón de Costa Rica y lo seguirá haciendo por siempre, como los héroes de las películas de ciencia ficción. La película que él quiso protagonizar siempre.

 

PREMIOS Y RECONOCIMIENTOS.

  • Medalla de la Libertad otorgada por el Gobierno de los EE.UU. (1986).
  • Medalla al Servicio Distinguido de la NASA (4 veces).
  • Doctorados Honoríficos de varias universidades.