Biografía

El mexicano Luis Ernesto Miramontes Cárdenas (1925-2004) fue el inventor del primer anticonceptivo oral en 1951, cuando sólo contaba con 25 años. Y es que, desde temprana edad, Miramontes mostró una notable habilidad para la experimentación química. En su tercer año de la carrera de Química en la UNAM, como si Miramontes fuera una especie de estrella del fútbol, fue reclutado por el doctor Sandoval Landázuri, uno de sus maestros de prácticas de laboratorio,

para que colaborase a su lado en el Instituto de Química. En aquella época, se experimentaba para surtir la demanda de los pacientes con insuficiencia hormonal. Algunas de estas hormonas se fabricaban entonces con ingredientes que salían de lugares tan extraños como de ovarios de cerda (en el caso de la progesterona), de testículos de toro (testosterona) o de la orina de caballo (esterota). El procedimiento, además de parecerse sospechosamente al que pudieran emplear unos brujos medievales, también era muy costoso y poco eficiente. De modo que había que buscar alternativas mejores para sintetizar hormonas. Y allí estaba Miramontes, entre otros, para conseguirlo.

Descubrió un ingrediente anovulatorio al aislar cristales de noretisterona

COMO LO HIZO

Gracias al apoyo de Syntex, el laboratorio fundado por Russell Marker, quien puso a su disposición la tecnología de punta necesaria para producir hormonas a partir de sustancias primas abundantes. No es de extrañar esta postura visionaria por parte de Syntex si tenemos en cuenta que su fundador mostraba una extravagancia propia de los genios: los artículos que publicaba los firmaba invariablemente junto a la muchacha que limpiaba el laboratorio. En realidad, Miramontes buscaba un

fármaco antiabortivo, pero por casualidad aisló unos cristales de un compuesto que resultó ser antiovulatorio. Partiendo de su descubrimiento, fue el doctor Greogory Pincus quien desarrolló finalmente la píldora anticonceptiva. Una píldora a la que

llamaron Enovid y que fue probada primero en animales, como conejos, perros y gorilas, y después en miles de mujeres de Puerto Rico, Haití y Estados Unidos.

La Food and Drug Administration terminó por aprobarla en 1960.

¿CÓMO FUNCIONA?

Gracias a la noretisterona. Si has conseguido deletrearlo, enhorabuena.

Miramontes no sólo sabía deletrear este compuesto, sino que descubrió

que interrumpía la maquinaria reproductiva de la mujer. Por eso se convirtió en el principio activo de la píldora anticonceptiva. Cuando una mujer se toma una de estas píldoras, le está diciendo a su cerebro que el cuerpo ya no necesita más hormonas para que los ovarios generen óvulos, rompiéndose así el ciclo reproductivo de cada mes. La píldora fue denominada en 3 ocasiones como uno de los inventos más importantes de los últimos 2,000 años. Y es que su nivel de efectividad es del 99%, y hoy en día los efectos secundarios indeseados prácticamente no se producen, lo cual ha llevado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a sostener que los anticonceptivos orales pueden tomarse de por vida, sin interrupciones.