El cerebro humano es la última frontera de la medicina y cada vez más se profundiza el conocimiento sobre nuestro centro de comandos, incluyendo a los padecimientos y condiciones que -como órgano del cuerpo- puede registrar.

Uno de ellos es el síndrome de hidrocefalia con presión normal, que se caracteriza por una acumulación de líquido cerebral sin que aumente la presión, que suele afectar principalmente a personas adultas.

Si hoy día la medicina contemporánea puede diagnosticarlo y establecer un tratamiento se lo debemos al doctor Salomón Hakim, quien lo describió. Por esto es llamado Síndrome de Hakim.

Nacido en Barranquilla, Colombia, se graduó de Médico en la Universidad Nacional de Bogotá. Viajó a Estados Unidos, para especializarse en neurocirugía en la Clínica Lahey y el Massachusetts General Hospital de Boston.

Salomón no solo ayudó a descubrir este frecuentemente malentendido síndrome, sino que diseñó una válvula que ayudase a aliviarlo, lo cual le abrió las puertas de la historia de la neurociencia.

Instalada bajo la piel detrás de la oreja mediante cirugía, la función de la válvula es dejar pasar el excedente de líquido cerebral hacia el tórax o el abdomen en pacientes con hidrocefalia.

Otras investigaciones las dirigió a nuevas teorías sobre la dinámica del líquido en el cerebro y demencias seniles tratables.

Más de 28 patentes sobre diferentes inventos, fruto de sus investigaciones en ingeniería biomédica, son también parte de su legado, que llena de orgullo a su Colombia natal y a toda América Latina.