Biografía

Guillermo González Camarena nació en Guadalajara, México, en 1917. De pequeño ya le encantaba fabricar juguetes que se movieran con electricidad, que ideaba en su lugar de trabajo: un laboratorio en el sótano de su casa. Con solo 9 años de edad inventó una alarma sísmica, que consistía en que cuando empezaba a temblar la tierra sonaba una chicharra y se prendían algunas luces. Con 12 años ya había construido su primer transmisor de aficionado. Así que no resulta nada extraño que finalmente cursara electrónica en el Instituto Nacional Politécnico. Con solo 17 años, cuando los chicos de su edad se interesaban por las chicas, él ya había fabricado su propio equipo de televisión utilizando piezas sueltas de radio. Por sus primeros experimentos con la televisión, muchos amigos y familiares consideraban que estaba loco, pues para ellos sonaba a ciencia ficción; además, él acostumbraba a construir sus equipos con materiales de desechos, con lo cual se acentuaba aún más la sensación de que estaban frente a uno de esos vagabundos que trajinan con cosas del vertedero.

Resulta irónico que González Camarena fuera quien trajera el color a la televisión, pues su aspecto físico lo unía irremediablemente al medio cinematográfico: en algunas fotografías su parecido con el Orson Wells de Ciudadano Kane (con un bigote fino) es notable.

Además, como hombre polifacético que era, también era astrónomo aficionado (fabricó también su propio telescopio), un gran conocedor de la historia de su país y, sorpresa, un gran amante del folclore. Esto lo llevó a componer incluso famosas canciones como Río Colorado, cuyo éxito le permitió vivir holgadamente de las regalías y así continuar desarrollando inventos (resulta divertido conjeturar que quizá la televisión a color no hubiera llegado a México si González Camarena no hubiera sido tan buen compositor de canciones).

Finalmente, falleció trabajando. El 18 de abril de 1965, cuando regresaba de inspeccionar el transmisor repetidor del Canal 5 en el cerro de Las Lajas, Veracruz, para extender la señal de la red de televisión generada en la Ciudad de México hacia la región oriental del país, sufrió un accidente automovilístico. Tanto la noticia de su muerte como su entierro y los homenajes al inventor se emitieron por la televisión (a todo color); el día de su muerte, en señal de duelo, se detuvieron todas las transmisiones de televisión.

Inventor de la televisión a color

Pero en blanco y negro, aunque tiene su encanto, nunca podrá tener la fuerza del color. La televisión a color provocó por primera vez que lo visto en la pantalla apenas se diferenciara de lo visto a través de una ventana. Y este adelanto tecnológico se lo debemos a González Camarena.

Lo hizo en 1940 y se llamó Sistema Tricromático Secuencial de Campos, convirtiendo a México en el primer país del mundo en disfrutar de la televisión a color. González Camarena sólo tenía 23 años y le fue otorgada la patente de dicho sistema con el número 40235. Sin embargo, este sistema estaba basado en el blanco y negro de la época y no existía un estándar internacional, así que el precio de estos aparatos resultaba inasequible para muchos. Consciente de que la televisión debía ser disfrutada por el público general, crea en 1963 su Sistema Bicolor Simplificado, que como su propio nombre indica, era más simple y asequible. González Camarena llevó a cabo muchos otros inventos relacionados con el medio televisivo y la radiodifusión. Por ejemplo, elevando hacia la estratosfera sus equipos de radio mediante globos meteorológicos, podía estudiar desde tan arriba hasta dónde llegaban las imágenes transmitidas por él. González Camarena incluso rozó el campo de la medicina: se empleaba su televisión a color como medio de enseñanza de la carrera.

 

SU LEGADO.

Tras la inesperada muerte de González Camarena, México se vio en la tesitura de decidir qué sistema de color usaría para sus futuras transmisiones televisivas. Como si fuera una competición olímpica de colores, pues varios países habían desarrollado sus propios sistemas de color (aunque todos basados en sus principios): el SECAM francés, el NTSC estadounidense, el PAL europeo y, por supuesto, el Sistema Bicolor de González Camarena. Finalmente, aunque tardaron en ponerse de acuerdo, México optó por implementar el NTSC, que se usa hasta la fecha en América y parte de Asia. A pesar de que Gonzáles Camarena había sido el primero en pintar de colores nuestras pantallas de televisión, se creyó que había pocas posibilidades de que alguien continuara con su legado. Si no hubiera sido así, tal vez hoy en día muchos lugares del mundo estarían usando el sistema mexicano de color. Algo que, sin duda, hubiera complacido a González Camarena, cuyo patriotismo era bien conocido (y también su rechazo a una importante inversión económica para su investigación, simplemente porque procedía de Estados Unidos).

Como justa compensación para uno de los inventos de mayor repercusión mundial que finalmente no fue implementado, queda para la historia que el color de González Camarena fue usado para el espacio exterior. Durante la misión del Voyager I en 1979 para fotografiar el planeta Júpiter, la NASA optó por el Sistema Bicolor, que era más simple en cuanto electrónica que el NTSC, para una misión a tan larga distancia. Los primeros colores de Júpiter en plenitud, pues, también se los debemos a González Camarena; un Júpiter que él nunca pudo vislumbrar a través del telescopio casero que se había fabricado en el sótano de su casa.

 

CURIOSIDADES.

La primera transmisión a color a través del Canal 5, en 1963, se llevó a cabo con la serie Paraíso infantil, un programa para niños, pues Camarena era defensor de que las tardes debían servir principalmente a los niños. Por ello, y como único pago por sus servicios, solicitó la creación del Canal 5, específico para niños. El nombre oficial del canal es XHGC (las últimas letras son González Camarena).

A pesar de su reputación actual de “caja tonta”, González Camarena contemplaba la televisión como un eficaz sistema para alfabetizar y educar a la gente. Por ello, proyectó lo que más adelante se conocería como el Sistema de Educación de Telesecundaria.